lunes, 16 de enero de 2012

UN EJEMPLO DE COMENTARIO DEL TEXTO DE MONTESQUIEU: LA SEPARACIÓN DE PODERES

1. PRESENTACIÓN Y CLASIFICACIÓN:El presente texto es un fragmento del ensayo “El Espíritu de las Leyes”, de Montesquieu, pensador y jurista francés que se enmarca dentro de la corriente crítica de la Ilustración francesa. El ensayo fue publicado en 1748, durante la época del Antiguo Régimen en Francia, reinando Luís XV. Se trata de un texto de naturaleza histórico-literaria, primaria y directa, ya que el autor nos presenta en él su teoría sociológica del gobierno y del derecho, como una crítica de la forma de gobierno de la época en la que vivió. La obra tuvo una enorme repercusión en su tiempo y fue traducida a numerosos idiomas, ejerciendo una gran influencia sobre los liberales que protagonizaron la Revolución francesa de 1789 y la posterior construcción de regímenes constitucionales en toda Europa, convirtiéndose en un dogma del Derecho Constitucional que ha llegado hasta nuestros días.

2. ANÁLISIS DEL TEXTO:La idea principal del texto alude a que el Estado está constituido por tres clases de poderes (Legislativo, Ejecutivo y Judicial); el autor especifica las funciones de cada uno de ellos a lo largo del primer párrafo del texto.
Esta idea-fuerza le sirve a Montesquieu para establecer lo que él considera condición necesaria para la “libertad política de un ciudadano”, esto es: la existencia de seguridad y de libertad. El autor cuestiona con esta afirmación la naturaleza de la monarquía absoluta, un sistema de gobierno donde todo el poder estaba concentrado en una misma persona o institución, el rey, que podía actuar de forma arbitraria y sin ningún tipo de limitación o freno legal; esta ausencia de limitaciones al poder del rey era una fuente de intranquilidad y de inseguridad, ya que el gobierno descansaba en el temor de los súbditos, no sobre su libertad. La libertad y la seguridad son pues, para el autor, la clave de cualquier sistema de gobierno que pretenda garantizar la igualdad legal de todos los ciudadanos. Es en el segundo párrafo del texto donde el autor hace esta afirmación.
En el tercer y último párrafo Montesquieu desarrolla la tesis principal de su ensayo: la necesidad de separar los tres poderes del Estado, de manera que no recaigan en una sola persona o institución; sólo esta separación puede garantizar la libertad de los ciudadanos y, lo que es fundamento ideológico de su tesis, la ausencia de despotismo o tiranía. En su análisis el autor argumenta con claridad que la concentración o la suma de varios poderes sólo puede conducir a la opresión y a la arbitrariedad. La frase que mejor concreta esta afirmación es la que dice: “Todo estaría perdido si el mismo hombre, el mismo cuerpo de personas principales, de los nobles o del pueblo, ejerciera los tres poderes (...).” Con esta tesis pone en cuestión uno de los pilares fundamentales del antiguo régimen, la monarquía absoluta, a la que acusa de arbitraria y despótica, en la medida en que el rey es la única institución soberana (“El Estado soy yo”) y de él emanan todos los poderes. Lo que Montesquieu propondrá será un sistema donde la voluntad del rey, poseedora del poder ejecutivo, se vea limitada y contrapesada por un poder legislativo de carácter representativo y un poder judicial independiente que se limite a hacer cumplir las leyes. El modelo en el que se inspirará será el de la monarquía británica, donde una Parlamento representativo actuaba como contrapeso del poder real y compartía con él la soberanía y el gobierno.

3. CONCLUSIONES:En definitiva, este ensayo fue una obra capital del pensamiento político de la Ilustración y su crítica del despotismo que representaba la monarquía absoluta de origen divino en Francia y en todo el continente europeo. Sus múltiples ediciones lo convertirán en uno de los puntales ideológicos del liberalismo político y de los regímenes constitucionales.
El primer estado que fue capaz de llevar a la práctica los postulados de Montesquieu fue la joven república de los EEUU, que en su Constitución proclamaba la separación de poderes como condición necesaria para la libertad y la felicidad de los ciudadanos. En su propio país, Francia, los políticos que llevaron a cabo la revolución a partir de 1789 se inspiraron directamente en él. La posterior construcción de regímenes constitucionales en toda Europa, lo convirtieron en un dogma del Derecho Constitucional que ha llegado hasta nuestros días.
Pero, junto a este componente innovador, no puede olvidarse el carácter conservador de la monarquía limitada que proponía Montesquieu, en la que procuró salvaguardar el declinante poder de los grupos privilegiados (como la nobleza, a la que él mismo pertenecía), aconsejando, por ejemplo, su representación exclusiva en una de las dos cámaras del Parlamento. Aún así, su legado sigue siendo fundamental para entender el delicado sistema de equilibrios y contrapoderes que constituyen la esencia de las democracias contemporáneas.