miércoles, 27 de noviembre de 2013

EL MOVIMIENTO OBRERO: ESQUEMA GLOBAL DE LA UNIDAD DIDÁCTICA.

 

El esquema nos ofrece una visión global del tema; es importante que tomemos como punto de partida las grandes transformaciones políticas, económicas, sociales y culturales que se derivan de los dos grandes procesos revolucionarios con los que comienza la época contemporánea: revolución industrial y revolución liberal. El problema obrero constituye una novedad de esta época asociada a los cambios en el modo de producción capitalista y en la sociedad de clases; como tal problema suscitará reflexiones y formulaciones teóricas entre los pensadores y reformadores sociales, así como respuestas, en ocasiones, primarias, a la aguda desigualdad generada por la industrialización en sus fases iniciales por los propios obreros; o represivas, por parte de los gobiernos de distinto signo, liberales o absolutistas. Con el tiempo se irán concretando y definiendo una serie de teorías o ideologías de marcado carácter obrerista que tendrán, entre otros objetivos, la pretensión de ofrecer un sustento ideológico y programático a la lucha de los obreros por la mejora de sus condiciones de trabajo y de vida, así como un horizonte de transformación política y social que hiciera posible la superación del capitalismo como forma de organización económica. El socialismo Utópico, el Marxismo y el Anarquismo constituyen este sustento ideológico en la lucha obrera; por otra parte, las primeras organizaciones obreras se irán fortaleciendo y consolidando a lo largo del s. XIX, culminando este esfuerzo de lucha en la creación de las dos Internacionales y en la aparición de los primeros partidos socialistas, de clara voluntad revolucionaria en sus inicios y de evolución reformista en las siguientes décadas.
   No podemos concluir esta primera aproximación sin mencionar que, al mismo tiempo, las mujeres, como sujeto social y político diferenciado, también irán definiendo sus reivindicaciones y programa de acción política y social, hasta materializarse en la formación del Movimiento Feminista, esencial para comprender el horizonte de igualdad hacia el que las sociedades occidentales querían dirigirse, no sin resistencias por parte de las élites burguesaas dirigentes, como se irá viendo.